10 remedios caseros para borrar todo rastro de un chupetón y nadie se entere

Hay ocasiones donde la pasión se desborda hasta niveles insospechados, lo cual te lleva a hacer cosas de las que después tomas consciencia y no tienes ni la menor idea de cómo salir bien librado de las consecuencias. Tal es el caso de los incómodos chupetones. Estos moretones emergen en el cuerpo luego de una intensa jornada de besuqueo con tu novio, amigo o peor es nada; los cuales dejan en evidencia muchas de las travesuras que hicieron juntos.

Si bien es cierto, cada quien vive su vida como quiere, por lo cual no debería representar mayor inconveniente pasearse con uno de éstos sobre el cuello u otro lugar. Pero la verdad es que nuestra sociedad se caracteriza por juzgar dura y anticipadamente cosas como esas, por lo que es preferible ocultarlos a toda costa. Pensando en ello, te traemos los siguientes 10 remedios caseros, cuya efectividad está absolutamente confirmada a través del tiempo para desaparecerlos sin mayores problemas. No podrás creer cuántas molestias te hubieses podido evitar siguiendo estas recomendaciones.

1.El hielo es el método usado por excelencia por la mayoría de las personas: Envuelve algunos trozos de hielo sobre un paño y colócalo sobre el área afectada. Tan sólo 10 segundos son suficientes para aminorar el característico color morado del chupetón. Puedes frotarlo suavemente si es tu gusto. Lo que lo hace efectivo es que el hielo refresca la zona, haciéndolo desaparecer rápidamente.
2.El truco con la moneda: Se basa en que la piel es estirada con el filo de una moneda. Así, tal cual, como si fueses un billete de lotería. Salvo que la presión sobre la zona debe ser un poco menor.  En primer momento, lucirá rojo y creerás que quedó peor; si tienes el tiempo suficiente para esperar, al poco tiempo se tornará cada vez más tenue hasta alcanzar su color natural. Sino, apóyate en el consejo del hielo, el cual acelerará el proceso.
3.Agua caliente (es ideal cuando el chupetón ya tiene demasiado tiempo contigo): Puede que hayas corrido con suerte ocultándolo por algunos días, pero tampoco debes abusar. Toma un paño (preferiblemente de algodón) y humedécelo en agua hirviendo por algún tiempo. Exprímelo para retirar el exceso y colócalo sobre el chupetón por 3 minutos continuos. Debes hacer una ligera presión sobre la zona para que surta mayor efecto. El aumento de temperatura producirá que la sangre coagulada re circule de manera normal, retornando la piel a su tonalidad habitual.


4.Untar la tradicional “pomada de la campana” también funciona bien:No le digas ni una palabra a tu abuela ni a tu mamá de que descubriste este infalible secreto. Esta crema posee propiedades anti inflamatorias que actuarán eficazmente sobre el color y la hinchazón del chupetón.
5.Con un cepillo de cerdas blandas podrás estimular la circulación: Si no lo tienes, con uno normal servirá, sólo que debes presionar con poco menos, sino lastimarías la piel y el daño sería mucho peor. Describe movimientos circulares sobre el área afectada por unos segundos, y ¡listo!
6.Pasta dental: Debes aplicar un poco sobre el área afectada y esperar pacientemente hasta que seque por completo. No tarda mucho, en realidad. Después enjuágala por completo con movimientos suaves. Hay quienes dicen que es mejor hacerlo con los dedos pues se puede controlar con mayor precisión la fuerza aplicada en la zona; en todo caso, estate pendiente de este detalle. Si puedes usar un paño húmedo con agua tibia, mucho mejor.
7.Una cuchara de metal fría: Tarda un poco más que el resto, pero el remedio es viable. Para que este remedio funcione, la cuchara debe permanecer suficiente tiempo en el congelador para estar completamente helada. Una vez que la tomes, comienza a masajear el chupetón por la parte cóncava por unos 20 segundos.
8.Gotas para los ojos: Vierte unas pocas gotas sobre el área afectada. Después de 1 o 2 minutos, enjuágalo con agua fría. Este remedio reduce el enrojecimiento de la piel.
9.Una bolsita de té caliente es eficaz y sencilla a la vez: Pon una bolsa de té en agua hirviendo durante 2 o 3 minutos. Luego, colócala en el chupetón hasta que se enfríe. Así como funciona con las ojeras, lo hace con estos particulares moretones.
10.Y, aunque quizás el alcohol te condujo a este problema, igualmente podría sacarte de él: Sólo remoja una mota de algodón en alguna bebida alcohólica que tengas a la mano. Después frota la zona continuamente por tres minutos. ¡Y así de rápido actuará el alcohol sobre él!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *